Lunes , 16 julio 2018
Inicio / Chiapas / Lee “El Chiapas Inédito” en la Columna Comentario Zeta

Lee “El Chiapas Inédito” en la Columna Comentario Zeta

Comentario Zeta / Carlos Z. Cadena

El Chiapas Inédito: Entre Maquiavelo y Fouché en la política electoral rumbo al 2018

El escenario electoral de Chiapas para el 2018, es inédito, insólito y hasta extraño, donde sí Nostradamus hubiera nacido en Chiapas no le atinaría absolutamente a nada de sus profecías y eso que fue el máximo “visor del mundo”. Nostradamus Chiapaneco sigue dando tumbos en Chiapas en materia electoral, y no la atina a nada. Lo sustituye, el Sócrates Chiapaneco el de la frase, “Yo Sólo sé que no sé nada”. Es un cambio radical ante lo que se pretende que sea, pero que en realidad no es. Como nunca los conocedores de la política en la entidad, los propios políticos, y hasta los periodistas chiapanecos han errado, aunque muchos escriben con el texto que le envían como estrategia de algún “cuarto de guerra” de un partido político determinado, donde más que buscar el tino y el acierto en el buen juicio político y de la buena fe, se busca el “efecto distractor” para el engaño y la manipulación a nuestra gente.  El fin justifica los medios.

Sin embargo, entre todos los protagonistas circunscritos a la política electoral de Chiapas, desde las autoridades estatales, las autoridades del IEPC, los partidos políticos, los aspirantes a un cargo de elección popular, y medios de comunicación y comunicadores,  todos estos ingredientes que conforma el mundo electorero Chiapaneco con miras al hándicap electoral “Chiapas 2018”, por momentos se les mete el espíritu  de Nicolás Maquiavelo, o el de Fouché, el primero ese escritor, diplomático y filósofo político italiano de la época renacentista, que dejará esa obra exitosa mundial de El Príncipe, que ha constituido  un importante aporte a la concepción moderna de la política. Maquiavelo establece que el ejercicio real de la política implica situaciones reales con hombres y pueblos reales, cuyas conductas, decisiones y acciones, generalmente no responden necesariamente a la moral sino a las leyes del poder. (Sic)

La máxima “el fin justifica los medios” fue atribuida a Nicolás Maquiavelo por su pensamiento político caracterizado por muchos investigadores como déspota, frío y amoral. Según esta premisa, un gobernante debería utilizar todos los medios disponibles a su alcance, sin limitarse por la moral o la ética, con el objetivo de conseguir una meta que lo merezca. En otras palabras, significa que cuando el objetivo final es importante, cualquier medio para lograrlo es válido.

Así, pues, la importancia del Príncipe radica en que deja al descubierto las verdades prácticas del poder y muestra la forma en que frecuentemente el ejercicio del poder contradice u obvia los preceptos morales. De allí que, en lugar de dedicarse a hacer juicios sobre la moral o la religión, se enfoque más en cuestiones de estrategia política. De esta manera, Maquiavelo expone detalladamente la forma en que el gobernante debe hacer frente a las diferentes situaciones o circunstancias que se le presenten, y establece que el principal fin de la práctica política es conservar exitosamente el poder.  Conviene acotar que El príncipe es la obra que da origen al término maquiavélico, utilizado con cierta carga despectiva para condenar prácticas inmorales o malévolas, cuando en realidad esta es una obra de gran valor por su conocimiento de la psique humana, el sentido común y el pensamiento pragmático. (Wikipedia) Hoy en día, es un libro ampliamente leído y consultado en temas de estrategia política.

Maquiavelo considera que existen dos formas esenciales de gobernar un principado según las circunstancias políticas: detentando el poder absoluto o administrándolo conjuntamente con un grupo de barones de nobleza propia. Aconseja optar, de ser posible, por la primera de las opciones: detentar el poder absoluto, pues con la segunda, el príncipe ostentará una menor autoridad y deberá sofocar frecuentemente rebeliones internas. El poder no se comparte. (Sic)

Se trata de la obra de mayor renombre de Maquiavelo, por la cual se acuñaron el sustantivo maquiavelismo y el adjetivo maquiavélico y cuya influencia sigue vigente hasta la época actual.

Sin embargo, hay otro espíritu   en la historia que está muy metido en este proceso electoral de Chiapas, el llamado “genio tenebroso”, José Fouché.  Fue una personalidad muy poderosa y de gran influencia en Francia, durante la tormentosa era política que vivió, siendo el fundador del espionaje moderno. La carrera política de Fouché se caracteriza, sobre todo, por su habilidad para asegurarse su propia supervivencia y por mantenerse en el poder a toda costa, independientemente de quien ocupe el poder; además de su desmedida ambición. Audaz, frío, impenetrable, Fouché no tenía personalidad, por eso su agilidad. Así lo entendió también su biógrafo Stefan Zweig en su Fouché, el genio tenebroso (1929).

Fouché no destacaba por su presencia en la vida pública, no era de los que hablaban a voces en las tribunas de oradores, ni de los que proclamaban discursos grandiosos, más bien actuaba por detrás moviendo los hilos de la política con movimientos silenciosos e inapreciables a simple vista. Era más grande para él la satisfacción de saber que el poder lo controlaba bajo las sombras que el tener un título de gobernante. Fouché intervino de forma decisiva para provocar la caída de “El Incorruptible” de Francia, Maximiliano Robes Pierre y que lo llevó a la guillotina. Según el propio Robes Pierre, fue el “cocinero de su conspiración”,  que lo llevó a la muerte. Fouché era un hombre que le gustaba entretejer en la oscuridad.

Se advierte un proceso electoral en la aldea de “Fuego amigo” y “Fuego enemigo”, donde Maquiavelo y Fouché, serán piezas claves en los movimientos electorales que se realiza en Chiapas. Levanta ámpula lo del “piso parejo”, -y que no existe-  y que algunos aspirantes aldeanos se odian y hasta ronda la violencia en sus grupos cercanos, que será muy difícil de desterrar, porque la Secretaria de gobernación ha sido alcahueta hasta ahora por  lo que transcurre en la entidad Chiapaneca. Hay aspirantes que asemejan una enemistad como las enemistades más grandes de la historia guerrera mundial, entre Hitler contra Mussolini y Churchill.

En Chiapas hay Hitler, Mussolini y Churchill, con pensamientos maquiavélicos y Fouchistas, aunque algunos dirán que me fui muy alto y mejor los hubiera comparado con el Chapo, o Lucio Cabañas o un Mario Aburto. 2018 una postal electoral difícil de encaminar y más difícil de decir que va a ocurrir. Ya lo dijeron públicamente ayer domingo, en Chiapas no al chantaje y a la fractura de chiapanecos. Así las cosas.

PD: Quien anda muy movido en Tuxtla Gutiérrez, es el controvertido exsecretario particular del exgobernador Juan Sabines, el fuereño Mauricio Perkins, quien está metido de lleno a la política electorera y es el interlocutor del Cónsul de Orlando Juan Sabines, quien también se pelea su honra y su destino carcelario, porque en la otra parte se encuentra el exgobernador Pablo Salazar, su peor enemigo. Será una lucha de exgobernadores también rumbo al 2018.

PD: Carlos Díaz Saldaña, se inscribió el pasado lunes-hace una semana-  por MORENA, para la Presidencia Municipal de Tapachula y el viernes ya lo andaba celebrando en Madrid, España. ¿Serán diferentes los de MORENA, que los del PRI y el PAN? ¡Y celebración con vino caro, pues mostró la selfie!

También puedes ver

1 (3)

Impulsa UNICACH actualización docente

* Rector Rodolfo Calvo inauguró actividades de Jornada de Formación y Actualización * 67 talleres, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 × dos =